Accueil > Actualités > La justice française cite Ruckauf à comparaître

La justice française cite Ruckauf à comparaître

jeudi 19 septembre 2002

rucouLors de sa visite officielle en France, Carlos Ruckauf, chancelier argentin a été cité à comparaître en tant que témoin de la disparition en 1975 de Maurice Jaeger, citoyen français.

Sophie Thonon a déclaré que la demande émane du juge Gerard Caddeo et si le chef de la diplomatie argentine refusait de comparaître, il ne pourrait pas y être contraint par la force publique.
Caddeo veut interroger Ruckauf car il a signé le 6 octobre 1975 les décrets ordonnant "l’éradication des éléments subversifs" dans tout le pays et le juge entend bien savoir si cela concernait Jaeger ou pas.


Dans la presse argentine

Página 12

El escrache que le borró la sonrisa al canciller

Por Eduardo Febbro

Daniel, Marcelo, Mónica y tantos otros cumplieron con su promesa. Hacerle a Carlos Ruckauf un escrache en París. Convocados por la asociación Calpa (Coordinadora de Apoyo a las Luchas del Pueblo Argentino), unos 80 argentinos y franceses ligados a la Argentina se reunieron en la esquina de la Embajada para gritar su repudio ante la visita de Carlos Ruckauf, a quien consideran como un "representante de la continuidad de la represión y la corrupción". Megáfono en mano, al grito de "Ruckauf asesino", "Vivan los piqueteros" y "Que se vayan todos", los manifestantes pegaron carteles en los árboles y las paradas de colectivos con menciones hostiles al canciller. "Anulación de las leyes de impunidad", "Ruckauf genocida", "Los torturadores a la cárcel" decían los afiches. Los oradores que se turnaron para hablar atacaron de manera virulenta al canciller y leyeron su biografía ante los asombrados oídos de los comerciantes del barrio que salían para escuchar. Según clamaban los miembros de Calpa, Carlos Ruckauf es un "personaje nefasto" que garantiza "desde hace 30 años la continuidad de una política de terror, de empobrecimiento y corrupta". Uno de los oradores recordó que durante el gobierno de Isabel Perón, Ruckauf "firmó el decreto que organizó la represión, la tortura y la desaparición de decenas de miles de argentinos" (ver aparte). Luego, recalcó, fue "vicepresidente de Carlos Menem" y después gobernador de la provincia de Buenos Aires, puesto en el que, dijo, se "ocupó de imponer una política policial y represiva". Los manifestantes impugnaron el hecho de que Ruckauf haya defendido públicamente "la salvaje represión en Avellaneda" y juzgaron que venía a París "a reclamar el apoyo a fin de evitar que la crisis argentina se convierta en una gigantesca movilización contra el imperialismo, las políticas neoliberales y las multinacionales que se beneficiaron con las privatizaciones". Mucho más emotiva que las acusaciones contra el canciller fue la presencia de numerosos argentinos jóvenes que se sienten "concernidos hasta el alma por lo que está ocurriendo en la Argentina" y que quieren "de alguna manera estar presentes para que el país no desaparezca". Vestidos con la camiseta de la selección argentina, otros con camisetas donde se veían los escudos de Boca o San Lorenzo, muchos jóvenes argentinos "despolitizados" reconocían haber descubierto la profundidad del "desamparo nacional" y la necesidad de "organizar algún tipo de lucha". Por encima de Ruckauf y lo que para ellos representa, los más jóvenes buscaban "al menos un lazo simbólico con los piqueteros, con todas esas formas de lucha dignas que nos llenan de pena por la pobreza que las origina... y también de orgullo". Claudio, un joven de apenas 21 años, decía a Página/12 : "Estamos acá para sentirnos presentes, para decirle a todo el mundo : no están solos".

LA GIRA DEL MINISTRO PARA QUE FRANCIA INFLUYA ANTE EL FMI

Que al menos se callen la boca un rato

Por Eduardo Febbro

El canciller argentino llegó ayer a la capital francesa proveniente de Nueva York para realizar una visita de trabajo de casi 48 horas que constituye el primer viaje de un ministro argentino de peso desde que se desencadenó la crisis del año pasado. Carlos Ruckauf cosechó en París las semillas sembradas en el terreno por el embajador Archibaldo Lanús y el personal de la embajada parisina. Invitado por el canciller francés Dominique de Villepin, el jefe de la diplomacia argentina acudió apenas llegó a la sede del patronato francés, el MEDEF, adonde era esperado con tanta curiosidad como ansiedad por quienes invirtieron en la Argentina y querían escuchar de vive voix las explicaciones. Ante un selecta y potente representación de patrones, Ruckauf destacó una vez más la "comunidad de intereses" entre Francia y la Argentina y reiteró el reconocimiento hacia Francia por haber sido el primer país que apostó por la apertura de los años 90. Sin embargo, el ministro reconoció que diez años después el momento es crítico e incluso utilizó el término "insolvencia del Estado".
Ni en las preguntas públicas, ni tampoco en los diálogos con los dirigentes se percibió la intención de abandonar la Argentina. "Estamos en un compás de espera, sin dudas doloroso, pero hay que tener paciencia y ver", dijo a este diario uno de los empresarios presentes ligado al sector de las comunicaciones. Otro destacó que si bien "la señal de la retirada no ha sonado, es preciso no obstante que se haga algo con eso de las coimas. Hay demasiados interlocutores y a menudo se cobra". Luego de la reunión con el patronato, el canciller mantuvo un almuerzo con su par francés, Dominique de Villepin. Hombre por demás culto, ex secretario general de la Presidencia francesa, evocó con Ruckauf "las perspectivas de un acuerdo" con el FMI, "las condiciones del funcionamiento de las empresas francesas" instaladas en la Argentina así como la "situación económica de la Argentina y las consiguientes dificultades para la población". En esos momentos, los dirigentes del FMI prosiguieron su ofensiva verbal contra Buenos Aires. Flemming Larsen, director para Europa del FMI, puntualizó aquí en París que el Fondo había "mantenido muchas negociaciones para identificar las medidas que podrían mejorar la situación Argentina. Pero la comunidad internacional no puede ayudar a un país que no está dispuesto a hacer lo necesario, que no cuente con un apoyo político interno y generalizado y con un amplio consenso político sobre las medidas económicas a adoptar". Esa actitud del FMI fue el centro del encuentro que Ruckauf mantuvo por la tarde con el gobernador del Banco de Francia, Jean-Claude Trichet. Esta etapa de la visita constituye el núcleo de lo que será tratado hoy durante la entrevista entre Ruckauf y el ministro francés de Economía, Françis Mer. Ruckauf le expuso a Trichet las inquietudes respecto al FMI, el hecho de que Buenos Aires cumple con lo exigido y luego el Fondo termina "corriéndonos el arco", según dijo un miembro de la delegación nacional. Ruckauf recordó a Trichet que Buenos Aires no venía a pedir "plata nueva" sino a refinanciar la deuda para poder pagar los vencimientos del Banco Mundial y del BID. El canciller evocó esa curiosa exigencia del FMI que consiste en pedir que se "detengan los fallos de la Corte Suprema". Según trascendió en París, ése fue también parte del contenido de la conversación que Ruckauf mantuvo en Estados Unidos con el Secretario de Estado, Colin Powel, a quién le sugirió que imaginara el presidente Bush pidiéndole a la Corte de Estados Unidos que no emitiera fallos. Trichet "tomó nota de los mensajes" y fue "cálido, comprensivo pero muy parco", según describió una fuente cercana al encuentro. El gobernador del Banco de Francia prometió que llevará el mensaje al seno de los organismosmultilaterales. Con todo, lo importante no está en lo que diga el Banco de Francia sino el ministro francés de Finanzas, Françis Mer. Sin embargo, Ruckauf puntualizó ante Trichet la situación inestable que creaba el FMI con sus declaraciones y sugirió cierta prudencia en ese ámbito. El ministro expuso la paradójica situación que lleva a que no "caiga mal" lo que hace el FMI sino lo que "dice".


De Clarín

EL CASO MAURICE JAEGER

La Justicia francesa citó a Ruckauf . Es en el marco de una causa que investiga la desaparición en Argentina de un ciudadano francés en 1975. El canciller, que se encuentra de visita oficial en París, dijo que contestará "por escrito" las pregunta del juez.

DE LA REDACCION DE CLARIN

El Canciller Carlos Ruckauf, que se encuentra de visita oficial en París, fue citado por la Justicia francesa para declarar como testigo en una causa que investiga la desaparición en Argentina del ciudadano francés Maurice Jaeger, ocurrida en 1975.
La información fue confirmada hoy por la abogada Sophie Thonon, quien explicó que la convocatoria para que Ruckauf vaya al Palacio de Justicia de París fue cursada por el juez Gerard Caddeo. En caso de que el jefe de la diplomacia argentina se negara a asistir, no podría ser llevado por la fuerza pública.
Caddeo quiere interrogar a Ruckauf porque él firmó el 6 de octubre de 1975 los decretos ordenando "aniquilar a los elementos subversivos" en todo el país y, según entiende el juez, podría aclarar si Jaeger fue alcanzado o no por esa normativa.
Ruckauf aseguró que está dispuesto a contestar "por escrito" las preguntas del magistrado francés. "Estamos disponibles a cualquier interrogatorio por escrito que quiera remitirnos cualquier juez, de cualquier país del mundo, por las vías diplomáticas que marca la Convención de Viena", declaró el canciller a la prensa.
El titular del Palacio San Martín también expresó su disponibilidad para tratar "cualquier tema que esté vinculado a cualquier ciudadano francés que la justicia quiera averiguar".
Caddeo se hizo cargo de la causa luego de que en mayo de 1999 el hijo y la hermana del desaparecido presentaran una denuncia. En el momento en que ocurrió el hecho, Ruckauf era ministro de Trabajo del gobierno de Isabel Perón, quien fue derrocada en marzo de 1976 por un golpe militar.
Según la abogada Sophie Thonon, Ruckauf firmó en el marco de sus funciones tres decretos "represivos", para "aniquilar el accionar de los elementos subversivos en todo el territorio del país". "Deseamos preguntarle si esas medidas implicaban la desaparición de opositores", indicó Thonon.
Maurice Jeger, periodista y librero, se instaló en Argentina con sus padres a los 14 años y fue visto por última vez a inicios del mes de julio de 1975 en la región de Tucumán cuando tenía 36 años.
Según Thonon, testimonios concordantes indican que fue detenido y luego encarcelado en el norte del país, en el lugar denominado la "Escuelita de Famaillá".


De La Nación

La justicia francesa citó a declarar a Ruckauf

Fuente : DyN

El canciller argentino deberá comparecer como testigo en la causa que investiga la desaparición de un ciudadano francés en 1975. El Canciller Carlos Ruckauf, que se encuentra de visita oficial en París, fue citado por la Justicia francesa a declarar como testigo en una causa que investiga la desaparición en Argentina del ciudadano francés Maurice Jaeger, en 1975, informó hoy la abogada Sophie Thonon.
Thonon dijo a radio Del Plata que la convocatoria para que Ruckauf vaya al Palacio de Justicia de París fue cursada por el juez Gerard Caddeo y en caso de que el jefe de la diplomacia argentina se negara a asistir, no podría ser llevado por la fuerza pública.
Caddeo quiere interrogar a Ruckauf porque él fue quien firmó el 6 de octubre de 1975 los decretos ordenando "aniquilar a los elementos subversivos" en todo el país y, según entiende el juez, podría aclarar si Jaeger fue alcanzado o no por dicha normativa.


ESCRACHE A RUCKAUF : Repercusión en Salta

Miguel Brizuela, semanario Cuarto Poder y radio Noticias

Una repercusión especial tuvo en la ciudad de Salta el escrache a Ruckauf en
París, con un anticipo exclusivo para FM Noticias de Anita Ragot desde
Francia en la tarde anterior, y una salida en directo en el momento mismo
que se estaba realizando el acto de repudio a la presencia del canciller. La
audiencia de la ùnica radio independiente salteña vivió asì, en exclusiva y
en primicia nacional, una noticia que hoy ya es difundida por los grandes
medios del país, y está siendo analizada en distintos programas, sobre todo
en base a la cobertura excelente de página 12 que desenmascara al canciller
fascista de la "mano dura", cuyas propias manos están teñidas con sangre, de
acuerdo a lo que està sabiendo ahora de su complicidad en la desaparición de
obreros de las fábricas en la época más temprana de la represión.
Felicitaciones a todos -en especial a Anita Ragot, un saludo afectuoso- y a
todos los amigos de Francia.