Accueil > Projets > Crear una red latinoamericana

Crear una red latinoamericana

jeudi 2 janvier 2003, par José Larrea

Todos conocemos la fuerza y el poder de la comunicación en el cuerpo social. Muchas atrocidades se cometen, día a día, gracias al poder de sujeción que ejerce el estado sobre los individuos y ésto gracias a los medios de comunicación que son formadores de opinión, condicionantes y omnipresentes, vehiculizados en todas las falsas opciones identitarias que propone. Vimos estos aparatos comunicativos funcionar aceitadamente en el Tercer Reich, en la Unión Soviética de Stalin y sobre todo en la lógica implacable de los Yanquis, que va del Pato Donald hasta Mission Impossible.

Ellos disponen de la tecnología, el dinero y la mano de obra que les permite llevar a cabo la expansión de esa ideología que nos asfixia y somete, que nos inunda por los grifos de la prensa, radio, televisión, cine, literatura, Internet y me paro aquí porque la lista sería tan larga que tendría que incluir hasta el papel higiénico.
El caso de Internet merece que nos detengamos un momento sobre su historia.
Yo no dudo en comparar el nacimiento de Internet con la aparición de la prensa de Gutemberg, y sobre todo en el abismo que separa hoy aquellos que tienen acceso a las fuentes de información de aquellos otros que no tienen acceso a nada, como en el medioevo separó a aquellos que sabían leer y escribir y se conformaron en burgueses ilustres de los iletrados que sufrieron la dominación de los primeros.
Un pueblo informado es un pueblo libre. Un individuo esclarecido es un individuo no manipulable. El Estado lo sabe y fuerte de esta certitud limita y condiciona el acceso a la información porque su fuerza depende de su capacidad de sujeción, manipulación y anestesia de toda veleidad de conocimiento fuera de sus normas.
El analfabeto literal sufre de su posición ortopédica de la realidad impuesta por el poder. El analfabeto político, según Bertoldt Brecht, es aquél que " no escucha, no habla, ni participa de los acontecimientos políticos. El no sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pescado, de la harina, del alquiler, de los zapatos y el de los remedios dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan bruto que se enorgullece inflando el pecho diciendo que odia la política. No sabe el imbécil que de su ignorancia política nacen las prostitutas, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos, que es el político embustero, el corrupto lacayo de los explotadores del pueblo".

Hete aquí que Internet nos trae hoy un nuevo analfabeto : el analfabeto numérico, quién reúne tristemente a los dos que lo preceden históricamente, lacerado una vez más con las estigmas que lo alienan, que lo separan de ese saber que podría liberarlo, que lo sujetan aún más a la ignominia de su relación con el capital.

El asunto es como revertir éste estado de cosas. ¿Qué hacer ?
Sigamos con las particularidades de Internet. Lo instantáneo, lo evanescente, lo permeable, lo múltiple : texto, imagen, animación, video, sonido, cálculo científico viajan hoy alegremente por los hilos telefónicos, por los satélites, a una velocidad impensable, inimaginable una década atrás.
O sea que es lo mismo decir : bibliotecas, exposiciones de fotografía, pintura y escultura, cines y conciertos que llegan hasta tu persona con el aparatito de Bell, cuando suena : ring, ring...
En 1990 era asimismo inconcevible crear una máquina ambulante que contenga todas estas fuentes.

Hoy, ésto es posible y es lo que queremos proponerles.
Un poco a la manera de Indymedia, para citar un ejemplo conocido por todos, creemos una red latinoamericana con las características arriba enunciadas comenzando (en realidad ya hemos comenzado con el sitio de CALPA y con el sitio de la Asamblea de Almagro (www.asamblea-almagro.org) con un servidor Web que hospedaría tres sitios más, los de Zanón, de Brukman y del Sindicato de Ceramistas.
Ideal sería poder hacer ésto a nivel europeo, con los compañeros de SERPAL, por ejemplo, que creo recibirían positivamente nuestra propuesta, dado que la naturaleza extensible de nuestro proyecto permitiría la creación de una multitud de sitios, de oasis diría yo, y ésto sin exagerar, que nos brinden ideas y útiles, fuerzas y solidaridades, contactos fuertes y fraternales para seguir adelante con éste proyecto fantástico que es cambiar la sociedad en que vivimos y que todos, cada cual a su manera y con su especifidad, compartimos.

Messages