Accueil > Projets > Comedor "El Futuro de Almagro"

Comedor "El Futuro de Almagro"

mercredi 5 février 2003

No hay para ningún ser humano, algo más básico que el pan y el agua. Ni nada más básico para cualquier sociedad, en todos los tiempos, que generar la producción y apropiación de los medios para satisfacer esa necesidad. La Argentina parece haberse caído del mapa de esa necesidad, las primeras páginas de los diarios, sin embargo, no registran este hecho. En cambio sí la preocupación por la insurrección de los cocaleros en Bolivia, comentada malévolamente como insurrección de borrachos.

Y también las preocupaciones del gobierno argentino por pagar millones de dólares de la estafa deuda externa, a fin de "retomar" el camino nunca abandonado de seguir produciendo hambre y miseria.
Hasta transformar en normal escuchar bromas crueles acerca de que si los niños de Tucumán no comen no merecen recibir juguetes como regalo.
El libre albedrío nos transforma a todos en los "responsables" de nuestra propia suerte, en una sociedad donde todos los mecanismos básicos están en manos del enemigo.

Hipocresía insoportable de quienes No se van a ir si no los echamos.

A la que por definición no se puede contestar más que con lucha para organizar a las víctimas y destruír este estado de cosas, revertirlo e investigar sobre la marcha de que manera deberíamos vivir de ahora en adelante para que esto acabe y no se vuelva a repetir NUNCA MAS.

EL COMEDOR "EL FUTURO DE ALMAGRO"

El sábado algunos estábamos montando una nueva pared. Con gran rapidez se alineaban ladrillos y ganaba altura el local donde se instalará el horno, la cocina, la parrilla, la conservadora, la alacena, un mostrador de 10 mts. del cual no sabíamos si transformar en mesa para veinte personas o en barra. Al fondo la enorme mesa y las pequeñas complementarias habían sido limpiadas y junto a la construcción las compañeras y compañeros del comedor se sentaron a planear próximos movimientos.

Nos llegaban ráfagas de la conversación sobre dietas, cantidades de proteínas, escasesez, cantidad de niños, ancianos, cartoneros, y de vez en cuando alguno se paraba, alcanzaba un ladrillo o cargaba un balde de mezcla y se volvía a sentar y seguir hablando de cuantos huevos o cuanta carne habría que mezclar en la alquimia de esa cocina mágica.

En la puerta pasaban los vecinos y de cada 10, 9 firmaban el reclamo de que el gas de la cocina no se transforme en moneda de cambio de los intentos encubiertos y no tanto de hacer desaparecer asamblea y comedor.

La asamblea y sus iniciativas son un motor que ronronea día y noche explicando al barrio que por ahí pasa el futuro, luchar y vencer.

Todas las noches, esquivando las reuniones desperdigadas por la plazoleta del predio llegan los comensales, y desde la puerta los transeúntes léen los carteles explicativos, preguntan, firman y siguen su camino, quizás pensando que no todo está perdido.

El comedor resuelve algo básico y los insumos del mismo son donaciones, luego aportes personales, un regalo para un pibe cumpleañero, cambiar una lámpara, agregar substancia a los alimentos secos y a las legumbres. La preocupación de las madres por hacer una comida que no se parezca al pienso de los animales, tal como lo calculan los "expertos" nutricionistas del estado del que todavía no se fueron todos.

Cada comida que se elabora es una victoria diaria, el costo de los voluntarios no existe y el aporte de las madres que traen a sus niños se expresa en la colaboración febril por dar de comer a todos los que vengan. Sin listas de espera. Como acostumbran quienes cambian comida por votos.

Es una verdadera comida de campaña, generadora de moral y solidaridad, generadora de organización que siempre irá por más.

El verdadero triunfo no es resolver un problema que el estado generó y no resuelve, sino el testimonio de que la gente si puede resolver, no solo el problema básico sino todos los que presente la tarea de echarlos a todos.

Y el plenario de la asamblea y el funcionamiento de las comisiones revela esa actividad, nueva gente, nuevas caras, nuevos lenguajes y nuevas confianzas y el motor que ronronea firmemente.

Cultura, funcionamiento, barrial, nuevas convocatorias, entrada a la política por el mejor lugar, el de tener un lugar en ella y no ser espectador.

Y la prueba ese grupo de pibitos cartoneros que viene a comer transportando un cajón de comida para el comedor.

Los administradores de la muerte y los comedores de la vida básica, cultural, política e ideológica de la gente, eso se enfrenta en cada cena.

En una situación general que no hace más que empeorar, avisando reiteradamente que nada se resuelve, todo se deteriora aceleradamente y que quienes detentan el poder solo lo usan para no perderlo.

La asamblea y su comedor son el testimonio de la idea generalizada del echarlos a todos, y parte de una red de bastiones que durante el 2003 luchará contra las ilegítimas elecciones amañadas a las que convoca el gobierno y adhieren una multitud de sellos de goma.

Y que junto a los piqueteros, las fábricas y campos recuperados, multitud de asambleas y otras organizaciones populares son la columna vertebral de lo nuevo.

Que mas allá de ser una cuestión local es una necesidad de todos los habitantes de la nave espacial llamada Tierra.

Contra el hambre, contra la miseria, la guerra y el terror, contra quienes solo pueden vivir explotando a los demás. QSVT.


El comedor hoy funciona todos los días de la semana hábil, originalmente se servía merienda todos los días, asistian principalmente madres con sus hijos.
Desde el principio el criterio establecido era que la gente que se sumaba al comedor se incorporaba como activa de la asamblea y responsable asimismo de tareas en la comisión.
Eso generó la incorporación de un grupo de madres muy activas que se han dedicado a posteriori a otras cosas, generando grupos que intentan microemprendimientos tales como preparar comidas. El beneficio va derecho a completar la dieta,
Todas las instalaciones aunque precarias fueron puestas en línea por la asamblea, tanto en cuanto a construcción como aporte de recursos.
Posteriormente se hizo una gestión ante la Secretaría de Acción Social del GBA y se estableció un aporte regular de ingredientes del tipo alimentos secos ; fideos, arroz, etc, y una provisión pequeña de papas, cebollas, zapallos y naranjas.
La dieta debe completarse con alimentos frescos, carne, huevos, en eso se gasta lo ganado en los microemprendimientos.
En este último mes, al generalizarse el horario de comidas, se agregaron comensales : cartoneros, gente del barrio muy necesitada, a los comensales originales del merendero.
Hasta ahora hay un promedio aprox. de 40 comidas por horario y algunos picos de hasta 100 personas.
Comenzamos a construir algunas instalaciones para concentrar y controlar mejor la producción de comidas, es un bloque que abarca horno, parrilla, cocina, heladera y depósito de alimentos, además de baños.
Tenemos dos tipos de presupuesto, un presupuesto básico para completar la provisión con carne, huevos, etc. Las compañeras responsables calculaban un gasto de unos 15 dólares semanales.
El otro presupuesto es un poco más abultado y sería para terminar la construcción del bloque nuevo y aunque no hicimos la evaluación definitiva lo calculamos en alrededor de 2500 dólares.
Estamos haciendo gestiones para obtener materiales, y lo que hicimos hasta ahora son donaciones y trabajo personal.
En cuanto a el reconocimiento estamos en medio de un trámite para obtener un reconocimiento oficial del comedor, eso sería inminente, puesto que lo necesitamos también para las gestiones que hacemos para obtener provisión de gas, que intentamos sea gratuita.

Messages