Accueil > Actualités > Manifestacion del movimiento piquetero el jueves 19 de febrero

Manifestacion del movimiento piquetero el jueves 19 de febrero

mercredi 18 février 2004

Ante la ofensiva del gobierno, el movimiento piquetero llama a una jornada de lucha para el jueves 19.
Esta movilización está convocada por el Bloque piquetero Nacional (Polo Obrero, MTL, MTR, CUBA, UTL, UTDO), el MIJD, la CTD Aníbal Verón, FTC Mesa Nacional, MST Teresa Vive, y la FUBA, sindicatos clasistas y Asambleas Populares.

Lanza un nuevo plan de lucha de las organizaciones piqueteras y combativas. Las reivindicaciones más precisas de esta movilización son :
- Por la anulación de la Reforma Laboral y el respaldo al Proyecto Alternativo de los Trabajadores
- Por la restitución de los 250 mil planes caidos.

Esta manifestación es una respuesta del movimiento piquetero a la ofensiva lanzada por el gobierno. El gobierno de Kirchner está inmerso en la negociación con el imperialismo y el Fondo Monetario Internacional sobre el pago de la deuda externa y acaba de capitular ante sus exigencias más significativas. Se ha constituído la semana pasado el sindicato de bancos que fijará en la práctica las condiciones de la renegociación, con la participación antes supuestamente impugnada del Merril Lynch. Comienza el aumento de las tarifas de los servicios públicos y se satisfacen
el conjunto de las condiciones del acuerdo firmado en septiembre del 2003.

Como concluye el editorialista de La Nación " La tregua con el mundo ha comenzado. Es el Kirchner clásico :
su arte negociador consiste en llevar la tensión al extremo para luego comenzar la negociación y dar paso, por lo tanto , a la elasticidad. ....La propuesta a los acreedores privados mejorará, aunque el gobierno la maquillará de mil formas.
" (Joaquín Morales Solá, 15 de febrero.). Este acuerdo y esta forma de concretarlo implicará sin duda arbitrajes muy duros para los diferentes sectores en pugna, reacomodamientos y crisis. Este proceso ya ha comenzado con la convocatoria del FMI al gobierno argentino del pasado lunes 9 y va a continuar en las próximas semanas. Ahora es la misión del FMI la que acaba de llegar a Buenos Aires. El ritmo de los acontecimientos se va a precipitar. La capitulación del gobierno de Kirchner es tan inevitable como los choques que la acompañan, cuyo ruido pretenderán disimular la caída.

El conjunto de la población sostiene una "política de firmeza" ante el imperialismo y la pequeña burguesía se ilusiona con que esta actitud puede ser "pacífica" y está encarnada por Kirchner.
Los puntos políticos fuertes del gobierno se mostrarán como sus debilidades a medida que el proceso se vaya desenvolviendo.

Este elemento de crisis marcado por la necesidad de cuadrar la capitulación en la negociación de la deuda externa explica a su vez porque el gobierno ha acelerado su ofensiva contra el movimiento piquetero. Las organizaciones piqueteras son por el momento las únicas que se movilizan efectivamente contra la política del gobierno, con la participación de unos pocos sindicatos clasistas, el movimiento estudiantil, algunas Asambleas y los partidos de izquierda. Es el único sector que se alza contra Kirchner y sus medidas.

Es, claro está, una minoría por ahora pero una minoría que puede movilizar algunas decenas de miles de obreros desocupados y ocupados en las calles de Buenos Aires y que conjuga la lucha social de los oprimidos con su desarrollo político revolucionario.
En los actos piqueteros coinciden las organizaciones de desocupados del Gran Buenos Aires con los partidos de izquierda.

Es una etapa nueva del movimiento obrero y popular en la Argentina, que ya ha abierto un nuevo período histórico marcado por la extinción del peronismo. El gobierno, la burguesía argentina en su conjunto, tienen la urgencia de liquidar este desarrollo ya mismo. Teniendo en cuenta la nueva situación política, Kirchner recurre desde el comienzo de su mandato
a una combinación de medidas y tácticas. La represión frontal es utilizada como una amenaza y una reserva -que es esgrilmida por Duhalde y otros dirigentes pero también solapadamente por el Ministro del Interior Aníbal Fernández cuando proclama que los "piqueteros deben desaparecer.

" Además, la represión se sigue ejerciendo como lo demuestra la detención de los compañeros en Salta. Mientras tanto se ataca al movimiento piquetero en otros frentes. Uno evidente, es el intento de "división desde adentro", instrumentado en primer lugar por D’Elía. El dirigente de la CTA es la cara fea y provocadora de este intento, que se confunde directamente con las maniobras de los despachos gubernamentales, incluída la represión. Las organizaciones como la CCC que se niegan a la unidad de acción en nombre del diálogo con el gobierno dividen al movimiento piquetero y esconden apenas una expectativa
favorable en la política burguesa de los actuales ministros.

La preocupación mayor de Alderete pareciera ser el aparecer olo en las calles para no sumarse a los piqueteros combativos. Pero, por otro lado, se montan las operaciones de provocación. Hay que recordar simplemente la bomba del 20 de diciembre en Plaza de Mayo. Se atentó directamente contra un acto piquetero y de la izquierda, con más de 20 heridos y en un primer momento se trató de atribuirla al mismo movimiento
piquetero. La maniobra fracasó por la intervención de las organizaciones piqueteras y de izquierda y su movilización callejera. La "comisión" que formó el gobierno para, supuestamente, encontrar a los culpables no llegó por ahora a ningún resultado Hay una verdadera política de provocaciones y la nueva expresión fue la agresión de un suuesto grupo de piqueteros contra un taxista y un automovilista en la noche del viernes 14. Esta agresión fue transmitida directamente por la
televisión y de inmediato se lanzó una campaña istérica del gobierno y de la prensa contra la "violencia piquetera".

Este episodio se produjo inmediatamente después de la desocupación del Ministerio del Trabajo por 2 movimientos piqueteros, el MIJD y el MTV. Se monta una campaña orquestada contra los "piqueteros duros" y sus "métodos violentos". Uno de los objetivos es montar una operación represiva sobre la base de las decisiones judiciales. Quedó demostrado de inmediato que los agresores no eran del movimiemento piquetero. Pertenecen a un grupo de lumpenes del barrio de San Telmo, miembros al parecer de las Organizacines Libres del Pueblo y del Movimiento de Trabajadores Desocupados Evita, peronistas y kirchneristas, liderados por Emilio Persico y Roberto Perdia.

(La Nación, 15 de febrero.) Estos movimientos piqueteros truchos fueron los que marcharon el 20 de diciembre detrás de Barrios de Pie, cuando trataron de montar una celebración kirchnerista del "argentinazo". El gobierno está desarrollando una ofensiva estructural contra el movimiento piquetero. Ahora está confirmado que desde hace muchos meses no se otorgan más planes, lo que ha significado una disminución de más de
200.000 subsidios. Es una condena simple y llana al hambre.

La reivindicación de la restitución de los 250 mil planes caídos es ahora de la máxima importancia. Si la política del gobierno persiste, mañana van a seguir cayendo planes. Para Kirchner y sus funcionarios hay que desorganizar al movimiento piquetero. Ahora se ha lanzado la idea de la utilización de una tarjeta plástica de debito para utilizar el subsidio
en compras a los comerciantes. El viceministro de Desarrollo Social explica que en realidad lo que se pretende es eliminar los comedores y "fortalecer los nucleos familiares, (dandole) el dinero directamente a las familias. (Página 12, Suplemento Cash, 15 de febrero.)

Más en general, como lo explica este mismo funcionario, se quiere utilizar a los planes Trabajar para montar una nueva modalidad de superexplotación de la clase obrera argentina. Con el pretexto de los "emprendimientos productivos", se pretende que los desocupados trabajen con la remuneración engañosa de los 150 pesos, que pasaría a ser un salario en virtud de la política progresista de los Ministerios de Trabajo y de Desarrollo Social. Emprendimientos productivos, reingreso al mercado laboral, fortalecimiento de los núleos familiares, para lo cual los piqueteros tienen que sumarse a los consejos cultivos municipales : éste es el programa de quiebra del movimiento piquetero, de liquidación del subsidio miserable que reciben y de utilizar a los desocupados para fijar una nueva caída histórica del salario real y de deterioro de las condiciones de trabajo.

La anulación de la reforma laboral y la defensa del movimiento piquetero son las dos grandes banderas de la movilización del jueves, que unen a los trabajadores ocupados y desocupados. Es un momento importante en la situación política argentina actual y el CALPA adhiere a esta movilización y respalda a los movimientos que la orgaizan y sostienen. Marcelo Nowersztern 17 de febrero de 2004