Accueil > Actualités > El verano que viene en Argentina se prevee con problemas de (...)

El verano que viene en Argentina se prevee con problemas de electricidad

dimanche 24 septembre 2006

La escasez energética : se necesitan fuertes inversiones en el sector
El Gobierno prevé un verano con problemas de electricidad

http://www.lanacion.com.ar/economia/nota.asp?nota_id=841018

En público lo niega, pero en un informe admite una situación "extremadamente dificultosa"

No será un verano fácil en materia energética. Nadie está en condiciones de pronosticar que habrá cortes de luz y tampoco nadie puede garantizar el normal suministro. Sí existe una certeza técnica que, lejos de la ebullición política que genera la escasez, preocupa tanto al Gobierno como a los empresarios generadores de electricidad : habrá que esforzarse bastante para evitar problemas con la llegada del calor.

Así lo reconoce el informe anual de riesgos de Cammesa, la empresa mixta (público-privada) que rige el sistema eléctrico y que preside el secretario de Energía, Daniel Cameron. El documento fue elaborado en febrero pasado, pero no se había hecho público hasta hoy ; describe el estado de la oferta de aquí hasta 2008 y, según generadores consultados ayer por LA NACION, sus términos mantienen plena vigencia.

El trabajo habla de una situación "extremadamente dificultosa" para los días de calor, tanto del verano que pasó -en el que finalmente sólo hubo cortes en la distribución por saturación en las líneas- como en el próximo, para el que se espera un escenario más comprometido.

Fuentes del sector consultadas ayer dijeron incluso que los supuestos utilizados en el informe de Cammesa eran, en aquel momento, más optimistas que los actuales, por lo que el contexto podría ser peor. Entre otras razones, porque la construcción de las centrales eléctricas que se prevén está retrasada y porque se emplea hoy, por ejemplo, un 10% más de fuel oil que el inicialmente proyectado para las usinas.

En público, el Gobierno, por el contrario, afirma que la cuestión estará controlada y que no hay por qué alarmarse. "No politicemos el asunto -dijo a LA NACION, días atrás, un funcionario del área-. Con los plazos de las usinas venimos bien y se están haciendo obras de transporte eléctrico históricas, de las que nadie habla."

El informe afirma que, si no se incorpora nueva oferta, se ingresará "paulatinamente en una crisis de insuficiencia de generación eléctrica". Además, agrega, que para el normal abastecimiento se deberá cortarle más gas a Chile en 2007.

Hasta el año pasado, este trabajo se difundía sin restricciones. Pero los inconvenientes energéticos han cambiado algunos usos y costumbres comunicacionales : por decisión de Cammesa, ya no se da a conocer públicamente, sino sólo a directores y asociados. "El sector ingresó en 2004 en un estado crítico por efecto de la escasez de gas natural -describe- y, a partir de 2006, ingresará paulatinamente en una crisis de insuficiencia de generación eléctrica de no incorporarse en breve nuevo equipamiento que aporte energía."

Ayer, el presidente Néstor Kirchner volvió a negar la existencia de una crisis energética. Pero la situación preocupa al Gobierno. Aunque no ha logrado, hasta ahora, consensuar algunas medidas : por ejemplo, Cameron quiere cambiar el horario y subir castigos a quienes consuman más, pero Kirchner se opuso. En la Casa Rosada se vive cualquier idea de ese tipo como un reconocimiento de la crisis y, más aún, un síntoma de debilidad frente a las críticas.

El informe es ajeno a esa discusión. Y advierte, por caso, sobre problemas para los días de alto consumo. "Se evalúa como extremadamente dificultosa la operación durante semanas calurosas del verano 2006/2007 con bajas reservas o potenciales ENS (energía no suministrada) de potencia/energía ; aunque mitigable con recursos extraordinarios (por ejemplo, una flexibilización en las normas de manejo de agua de las centrales de Comahue)".

Esas formas de mitigar la escasez le han significado un récord al sistema : se trata de la primera vez en la historia que se alteran las normas de legislación previstas para el Comahue. Se deja correr un poco más de agua por los ríos Limay, Negro y Neuquén, algo que debe hacerse de manera paulatina y cuidadosa, para no afectar los cultivos de frutas de las orillas.

Algo parecido pasa con las normas para el almacenamiento en los embalses. Se elevaron los niveles de agua. Un técnico que conoce el sector lo describió ayer con una alegoría : "Es como decir que en casa, como regla, la nena no puede volver nunca después de las 12. Bueno, ahora, estamos dejando a la nena volver a la 1. Ojo, no son actos irresponsables. Se está aplicando con precaución".

El informe preveía para este año cosas que ocurrieron. Decía que el sistema estaba preparado para cubrir el alza de la demanda, con reservas decrecientes, sin inconvenientes significativos de suministro de combustible, pero requería, entre varias condiciones, de gas de emergencia de las exportaciones a Chile y de importación de electricidad de Brasil. Ambas cosas se cumplieron.

"El 2007 -agrega- se prevé con dificultad para el abastecimiento si no se incorpora capacidad de transporte de gas que asegure el funcionamiento de los ciclos combinados en invierno."

Por Francisco Olivera

La Nacion sabado 16 septiembre

http://www.lanacion.com.ar/economia/nota.asp?nota_id=841018